Entradas

PELIGRO DE EXTINCIÓN

Imagen
Querido lector, me dirijo a ti que lees estas palabras e inviertes el tiempo en sueños, ilusiones, imaginación, comprensión, en paciencia; que te sientas tranquilo ,  sin pensar en lo que tienes que hacer durante el día. A ti que, en la noche ,  agotado de la jornada ,  desconectas de tus pensamientos para adentrarte en los míos ,  me entiendes y me sientes a través de las frases impregnadas que salen de mi ser.  Querido y estimado lector, el tiempo es nuestro tesoro, vamos a vivirlo sin prisa, entre páginas, estilos de letras, vocales, acentos, diéresis y exclamaciones ,  ellas dan sentido a lo que te escribo; te regalo la intención, el resto lo dejo en tus manos y en lo que quieras interpretar. Serenos y apacibles los dos, te escribo solo a ti, lo hago con el alma en la mano, con todo mi empeño para llegar a tus sentidos, despertar tu interés, captar tu atención y que asimiles lo que te cuento.  Léeme sin apremio, sin la celeridad que nos impide adentrarnos en lo que tú quieras; dele

QUE PEREZA...

Imagen
Las palabras hieren. No es cierto que terminen desvaneciéndose en el aire y lleguen a desaparecer por completo. Por eso y por otras cuestiones, resulta espeluznante leer en redes sociales, ver y escuchar en televisión, cruzarse con ciertos comentarios.  Demasiadas personas que se permiten el lujo, que se creen con derecho a encasillar a los demás, a poner etiquetas cuando no han comido nunca en la mesa del que definen tan alegremente: fascista, comunista, feminazi, bolivariano, podemita, social-comunista… que pereza. Seguramente la mayoría no saben ni lo que significan todas esas palabras, algunas incluso de nueva creación.  Me pregunto por qué es tan común  parafrasear a líderes de masas, sin duda alguna, los que descubrieron nuestra facilidad para ser manejados hasta el punto de odiar, descubrieron con ello la gallina de los huevos de oro. Que moldeables somos, que bien desempeñamos nuestra labor en este juego por el poder, tanto que hasta hablamos como nos dictan.  Ante esto me decl

PERDONEN LAS DISCULPAS

Imagen
    PERDONEN LAS DISCULPAS. Estamos en un punto en el que ofendido se siente el que ofende, insultado el que insulta y mal tratado el que maltrata. Partiendo de la base de que todo se fundamenta en la educación, a pesar de la condición propia, una se sorprende muchísimo al escuchar un perdone, no era mi intención, disculpe o lo siento; palabras de las que sabemos su existencia por estar incluidas en el diccionario de la RAE no por ser pronunciadas con frecuencia. El no asumir nuestras equivocaciones está de moda, como de moda está ese ego que nos nubla el entendimiento y no nos deja ver más allá de nuestras propias naricillas; meter la pata y culpar a otro es habitual y, ya que estamos, nos ofendemos para ponerle el broche de oro a nuestra pésima actitud. Cargarse de razones está muy bien, pero no debemos olvidar que también tenemos responsabilidades, el “yo nunca me equivoco” nos hace necios e intratables. Podríamos comentar diversas anécdotas cotidianas donde sacamos a relucir la cre

LA DAMA DE HIERRO

Imagen
Existe la fortaleza , la he visto de cerca. Existe la grandeza de superar lo insuperable, de seguir caminando a pesar de los obstáculos que no están en nuestras manos, por supuesto que sí.  Hay almas a vivad a s por una fuerza  sobrenatural , la más grande del mundo, la que mueve montañas.  Hace 80 años, para una niña de 10, los trazos del futuro prácticamente estaban escritos.  Trabajar desde pequeña para no pasar hambre y necesidad, ayudar en casa; a una cierta edad matrimonio, hijos, seguir trabajando… Nadie hubiera pensado quedar viuda a los 33  y   a cargo de tres  niños  que no superaban los 9, en una época nada fácil. Sola  durante toda su vida, como ella quiso, j amás salió de su boca una queja, un lamento de autocompasión; la aceptación de lo que vino era lo que tocaba y la superación en el día a día hasta salir adelante  su  fin.  El empoderamiento femenino en tales circunstancias habría llegado solo y sin esperarlo, para dotarla de la valentía propia con la que se educaba a

VACÍO DE CONTENIDO

Imagen
  La arcilla moldeable de la que estamos compuestos a los tres años se endurece con el tiempo en un abrir y cerrar de ojos; sería maravilloso que a esa edad y hasta pasada la adolescencia, los poros de nuestra piel se nutrieran de calidad suprema en contenidos profundos, que nuestros ídolos a seguir pudieran despertarnos interés para no conformarnos e ir más allá.   Más allá del día a día, del comer, vestir, dormir, respirar para no ahogarnos, o mostrar otros intereses que no sea llevar en danza la vida del vecino y del famoso de turno.   Apartarnos de la frivolidad y el mal gusto de un plumazo llenándonos de calidad musical, nutridas lecturas, poesía, naturaleza, pintura, admirar la belleza del lenguaje, jugar con las palabras y experimentar la infinidad de posibilidades que nos ofrecen para crear.  Sí, crear y descubrir belleza, porque está oculta en rincones olvidados que pasan desapercibidos a los sentidos, rincones en los que no hurgamos por pereza. Es más fácil encender la caja t

NOVIEMBRE DULCE

Imagen
  Noviembre está aquí y cada año sucede, me llega a la mente y al corazón esa película donde “Charlize Theron” y “Keanu Reeves”, viven una historia de amor que no deja indiferente. Él, un prestigioso publicista, éxito, dinero, pisazo de lujo, cochazo a juego con las novias... Ella de pelo alborotado,   prendas de vestir que desentonan por completo unas con las otras, total, la percepción que tiene de ellas es que solo sirven para tapar el cuerpo, zapatos cómodos y el perfecto desastre feliz en persona. Cuando observo a la sociedad, es inevitable pararme en ciertos perfiles humanos   admirados por los mortales, considerados como los triunfadores en la vida; son aquellos con trabajos u otros menesteres, muy, muy bien remunerados, varias casas de ensueño, cochazos de lujo por doquier… La verdad no me imagino con quinientos mil “outfits” a lo “Kardashian”; uno para hacer el mercado a las 09.00, otro para asistir a una cita médica a las 11.00, otro para ir a por el pan a las 13.30 y otr

EL COLOR DEL DINERO

Imagen
Fotografía Aris Messinis Sentada en una cafetería cualquiera, un día cualquiera, sumida en un agradable silencio acompañado por café matutino, vinieron a irrumpir en mi gozo unas frases tan típicas en estos tiempos que podrían ser incluidas en el "Top" de las más pronunciadas. -Todas las ayudas para los que vienen de fuera, para los que somos de aquí nada. Cuando vienen les dan su mantita, su leche caliente... Y su paga-. Ni me interesaba la conversación de los dos señores de la mesa contigua ni quería escucharlos, pero a veces es inevitable y más cuando una necedad tan falta de sensibilidad e inteligencia estalla de unos labios seguros, indignados y sin avergonzarse lo más mínimo de dicho comentario, el cual considero un disparate. Agota, deprime, cansa, hastía la condición “in”humana; no sé qué me golpea con más fuerza las entrañas, si la falta de corazón o de lectura y comprensión. Sin duda la primera, la segunda tiene solución, solo hay que echar un vistazo a los requ